Dieta Alcalina




La Alcalinidad viene determinada por el nivel de Ph corporal, el cual debe ser ligeramente alcalino (superior a 7). Un estilo de vida alcalino comporta, entre otras cosas, llevar una alimentación en la que el 80% de nuestra dieta se base en alimentos alcalinizantes y el restante 20% consista en alimentos no tan alcalinizantes, pero saludables y con otras propiedades nutricionales. Cuanto más alcalino es el estilo de vida, las personas se encuentran más vitales, energéticas, de mejor humor, más saludables y jóvenes.

 

En definitiva, mantener un sano equilibrio corporal alcalino-ácido nos permite: 
 
  • Potenciar nuestro estado de salud.
  • Aumentar nuestro nivel de energía y vitalidad.
  • Incrementar la calidad de la nutrición celular
  • Ayuda a encontrar nuestro peso ideal.
  • Fortalecer nuestro sistema inmunológico.
  • Prevenir las enfermedades.

 

Los alimentos alcalinizantes son principalmente  vegetales, semillas, frutas, legumbres, frutos secos, algas, aceites vegetales de primera prensa, hidratos de carbono integrales, entre otros, y los acidificantes (no recomendados) son los dulces, proteínas animales, hidratos de carbono refinados, lácteos y alcoholes entre otros.